septiembre 13, 2007

Capitulo 8: Por qué los seres humanos necesitamos las virtudes

Publicado en Resumenes a 12:45 pm por Mariangela Petrizzo

Juan Mendialdúa

Prefacio ( una parte del contexto de sentido para todo el libro)

¿ Por qué es importante estudiar y entender lo que el ser humano tiene en común con miembros de otras especies animales inteligentes?

¿ Por qué es importante que los filósofos de la moral estudien la

MacIntyre trata con este trabajo de corregirse a sí mismo como filósofo de la moral.

En “Tras la Virtud” procuré, nos dice, “ofrecer una explicación del lugar que ocupan las virtudes, entendidas en el sentido aristotélico, situándolas en el marco de las prácticas sociales, de la vida de los individuos y la vida de las comunidades, al mismo tiempo que independicé esa explicación de lo que denominé la “biología metafísica” de Aristóteles, ahora considero que me equivoqué al suponer que era posible una ética independiente de la biología…”

“…Ninguna explicación de los bienes, las normas y las virtudes que definen la vida moral será satisfactoria si no logra explicar(… …) cómo es posible la vida moral para seres constituidos biológicamente como el ser humano, ofreciendo una explicación del desarrollo humano hacia esa forma de vida y dentro de ella. Ese desarrollo tiene como punto de partida la condición animal originaria del ser humano.”

“… La incapacidad para entender dicha condición[animal] y para entender cómo puede ser iluminada por la comparación entre el ser humano y otras especies animales inteligentes, dejará en la penumbra aspectos fundamentales de ese desarrollo. una de las limitaciones que resultan de ello, de enorme importancia en sí misma, es la incapacidad para comprender la naturaleza y grado de vulnerabilidad y discapacidad del ser humano. El no reconocer adecuadamente este aspecto central de la vida humana me impidió percatarme de otros aspectos relevantes del papel que desempeñan las virtudes en la vida del ser humano.”

Otro aspecto que MacIntyre afirma querer corregir es el vínculo entre Aristóteles y Tomás de Aquino tal como lo expuso en “¿Qué Justicia?¿Qué racionalidad” y “Tres Versiones Rivales de la Ética”. El autor reconoce haber subestimado el grado y la profundidad de las diferencias en sus actitudes con respecto al reconocimiento de la dependencia… ( caso de la oración de Sto. Tomás).

“… Ello me hizo pensar que la explicación de las virtudes de Tomás de Aquino no sólo complementa la de Aristóteles, sino que también la corrige en mucha mayor medida de lo que me había dado cuenta.”

Esta idea ha tenido consecuencias importantes para MacIntyre. Cobró conciencia de la importancia de la vulnerabilidad y la relectura de Tomás de Aquino le puso de manifiesto la trascendencia que tenía el hecho de que una gran parte de la filosofía moral no se ocupó de la vulnerabilidad y orientó su trabajo hacia algunos de los recursos que Tomás de Aquino aporta para explicar las virtudes que se refieren no sólo a la condición animal del ser humano, sino a la necesidad de reconocer la vulnerabilidad y dependencia que resultan de ella.

MacIntyre reconoce que su explicación de las virtudes, siendo aristotélico-tomista disiente con otros puntos de vista aristotélicos, kantianos, utilitaristas y contractualistas. Reconoce que cuando trata de esas desavenencias no pretende refutar esas otras explicaciones sino solamente invitar a ver cómo esas perspectivas pueden otorgar un lugar adecuado a los hechos relativos a la animalidad, discapacidad y vulnerabilidad y a la necesidad de reconocerlos.

Reconoce que ha dado por supuesta la validez de algunas posturas filosóficas, que requerirían una extensa argumentación.

Destaca cuatro áreas: la identidad humana, la percepción, la relación entre el juicio de valor y el juicio de hecho, y la realidad psicológica de ciertos rasgos de carácter. Sus posturas rechazan las explicaciones de la identidad personal derivadas de Locke, de las interpretaciones kantianas o cuasikantianas de la percepción, de una serie de puntos de vista en la metaética y también del escepticismo con respecto a la realidad psicológica de los rasgos de carácter y, por lo tanto, con respecto a la realidad de las virtudes y los vicios.

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: